On Words: The Powerful and Phenomenal

By Sophia Botello

La versión en español está disponible al final de este documento.
I love words.  I always have.  Strangely, I get this love of words from my father.  It’s strange because he is a blue-collar Mexican-American, working in the Texas oil industry his entire adult life.  He is not the type of person one would expect to see walking around with a cross-word puzzle and a dictionary, but he is.  As a teenager, I loved to see him at the kitchen table of our home; he would open his dictionary and search for a word and ask me and my little brothers questions about words or share a new word that he learned.  It was fun.
Now, as a teacher of writing, I know words are more than fun; they are powerful.  John Piper and Justin Taylor point out: “Words carry immeasurable significance: The universe was created with a word; Jesus healed and cast out demons with a word; rulers have risen and fallen by their words; Christians have worshiped through words of song, confession, and preaching.  Even in our technological age, politics, education, business, and relationships center on words” (http://www.desiringgod.org/books/the-power-of-words-and-the-wonder-of-god).  Yes, words, spoken and written, do carry immeasurable significance and power.
Additionally, words are multifaceted – the meanings and ideas associated with them change over time.  It is a phenomenon influenced by our ever-changing culture.   In fact, new words are created and added to the dictionary everyday – especially with rapid advances in technology.  (Think ‘google’ and ‘tweeted’.)  Words have denotative (dictionary) meanings and connotative (feelings connected to a word) meanings.  Connotative meanings are influenced by family, church, community, politics, and pop culture.  This vibrant complexity of words pushes me to be serious about teaching writing because when words are not used in the correct way, confusion, misunderstanding, and disharmony occur.  
For example, in preparing students to write an argument paper, I emphasize the importance of understanding the counterargument to their argument.  I explain how vital it is to be informed about all sides of an issue to put forth a logical argument, and I ask them whether it is better to be described as a writer with a narrow-minded view or a world view.  I sense hesitation in their answer because the phrase ‘world view’ is sometimes mistaken for ‘worldly,’ which in Biblical/church context means something different.  They ask questions for clarification and I explain.  
Students also ask for clarification with the word ‘culture.’   In discussing the diversity of Baptist University of the América’s rich, multi-cultural campus, questions on the definition of ‘culture’ arise, as again, ‘culture’ has different meaning in Biblical/church context.  I explain the significance of understanding words, both denotative and connotative within the spheres in which they are used.  This is not to say the academic sphere is separate from students’ churches or biblical studies, but, rather, a sphere where thinking, faith, and love for Christ merge through clear communication and relating to one another.  
So how do faculty members deal with the miscommunication over words that can occur in the classroom?  My advice is: love your students and love what you teach!  Sadly, it is obvious when faculty members don’t like their students or if they have lost the gusto for teaching.  Students can sense a faculty member’s disdain or displeasure in the classroom.  When faculty members show genuine love for students and love for their subject matter, students feel comfortable in class and have confidence to ask questions and engage in learning.  When this happens, communication is at its best and academic discourse is optimal. These issues of communication appear in all social groups – churches, youth groups, city meetings, and clubs – not just the classroom.  My hope is that students attain the artful skill of understanding and using words to build bridges, cross borders, and unite communities.
I am aware of how impactful words can be – especially in a classroom full of young students.  I teach Composition I, and the majority of my students are young; their average age is about 20.  These young students are navigating a new sphere – a new sphere with a new discourse in which they are inundated with content-area vocabulary and information.  Students have many questions about words and I am fully aware of the significance of my words.  Moreover, I love to show my students how phenomenal words can be.
As we approach the Thanksgiving holiday, I am thankful to God.  I am thankful that I live in a country where academic freedom is valued and treasured; I am thankful to work at a university that allows me to share the power of words; I am thankful that I am in a place in my life that allows me to impart communication skills that peacefully advance the Kingdom of God.  I am thankful for my students:  “I always thank God for you because of his grace given you in Christ Jesus.  For in him you have been enriched in every way–in all your speaking and in all your knowledge” (1 Corinthians 1: 4-5, [NIV]).  
That dictionary my dad used for his crossword puzzles came from a garage sale, and he used it so much that, eventually, the spine broke and he bound it with gray tape.  (A few years ago, I bought him a brand-new one.)  However, that torn-up dictionary opened up conversations, made us laugh, and helped us with homework.  I will never forget that dictionary and how it was the start of a beautiful relationship with words.

Sophia Botello Picture

Sophia Botello is Instructor of English and Director of the Writing Center at Baptist University of the Américas in San Antonio, Texas.

La versión en español está disponible aquí

Sobre las palabras, y lo poderosas y fenomenales que son

Por Sofía Botello
Traducido por Vianey Alejandra Pichola
Amo las palabras. Siempre las he amado. Para mi sorpresa, esta pasión por las palabras proviene de mi padre. Es algo sorprendente porque mi padre es un obrero mexicoamericano que ha trabajado en la industria petrolera de Texas toda su vida.  No es el tipo de persona que uno esperaría ver caminando con un crucigrama o un diccionario, pero la realidad es que sí lo es. Cuando era adolescente me encantaba verlo en la mesa de nuestra cocina abriendo el diccionario y buscando palabras; luego nos preguntaba a mis hermanos y a mí si sabíamos el significado de ellas, o nos compartía una palabra nueva que había aprendido.  Era divertido.
Ahora que soy profesora de composición, sé que las palabras son más que divertidas; son poderosas. John Piper y Justin Taylor señalan que “las palabras tienen un significado inconmensurable: el universo fue creado con una palabra, Jesús sanó y echó fuera demonios con una palabra; gobernantes han ascendido y caído por sus propias palabras; los cristianos han adorado por medio de alabanzas, testimonios y predicaciones. Aún en esta era de tecnología, la política, la educación, los negocios y las relaciones públicas se centran en palabras” (http://www.desiringgod.org/books/the-power-of-words-and-the-wonder-of-god).  Ciertamente las palabras, habladas o escritas, tienen un significado inconmensurable y poderoso.
Las palabras son también multifacéticas; es decir, su significado y las ideas asociadas con ellas cambian con el tiempo. Esto es un fenómeno influenciado por los cambios constantes que sufre la cultura; nuevas palabras son creadas y añadidas al diccionario todos los días, especialmente con los rápidos avances en la tecnología. (Piense en “googlear” y “twitear”). Las palabras tienen significado denotativo (lexical) y connotativo (sentimientos conectados a las palabras). El significado connotativo es influenciado por la familia, la iglesia, la comunidad, la política y la cultura popular. Esta intensa complejidad de las palabras me motiva a tomar con seriedad el enseñar composición, ya que cuando las palabras no se utilizan correctamente puede provocar confusión, malos entendidos y discordia.
Por ejemplo, cuando le enseño a mis estudiantes cómo preparar un ensayo persuasivo hago hincapié en la importancia de comprender los contraargumentos. Les explico lo vital que es estar informado de todos los puntos de vista de un tema para poder desarrollar un debate lógico. También les pregunto si es mejor ser reconocido por ser un escritor/a con una perspectiva estrecha o cosmopolita; intuyo un sentimiento de duda en sus respuestas ya que una perspectiva “cosmopolita” es muchas veces  confundida con una perspectiva “mundana”, la cual teológicamente hablando tiene un significado diferente. Los estudiantes hacen preguntas a fin de clarificar y yo les explico las diferencias.
Los estudiantes también piden una clarificación de la palabra ‘cultura’.  Cuando  hablamos de la diversidad cultural que hay en la Universidad Bautista de las Américas surgen preguntas de la definición de ‘cultura’.  En el contexto bíblico o teológico, la palabra ‘cultura’ tiene un significado diferente.  Les explico la importancia de entender las palabras desde ambas perspectivas, tanto denotativa como connotativa, dentro del contexto en que se utilizan. Esto no quiere decir que la perspectiva académica sea distinta a la de las iglesias de los estudiantes, sino que más bien es una perspectiva en la que el pensamiento, la fe y el amor de Cristo se fusionan a través de una comunicación clara y se relacionan entre sí.  
¿De qué manera responden los profesores a la interpretación equivocada de palabras que puede ocurrir en un salón de clases? Mi consejo es el siguiente: ¡que amen a sus estudiantes y amen lo que enseñan! Lamentablemente es obvio cuando un profesor/a no aprecia a  sus estudiantes o cuando ha perdido el gusto por enseñar. Los estudiantes pueden sentir la indiferencia o desdén de sus profesores en el salón de clases. Cuando los profesores muestran un amor genuino por los estudiantes y por la materia que enseñan, los estudiantes se sienten cómodos en clase y sienten la confianza para hacer preguntas y participar en el proceso de aprendizaje. Cuando esto sucede hay una mejor comunicación y el discurso académico es óptimo. El problema de una interpretación equivocada ocurre no solamente en el salón de clases sino en todos los grupos sociales –las iglesias, los grupos de jóvenes, en reuniones de la comunidad y en los clubes. Mi esperanza es que mis estudiantes adquieran la habilidad de entender y usar las  palabras para construir puentes, cruzar fronteras y unir comunidades.
Estoy consciente de lo impactante que las palabras pueden ser, especialmente en un salón de clases lleno de estudiantes jóvenes. Enseño Composición I y la mayoría de mis estudiantes son jóvenes; tienen una edad promedio de 20 años.  Estos jóvenes estudiantes están navegando por nuevas aguas en las que se sienten inundados de vocabulario e información específica a ciertas áreas de contenido. Los estudiantes tienen muchas preguntas sobre el significado de las palabras y yo estoy consciente de las palabras que utilizo. Además, me encanta enseñarles a mis estudiantes lo maravilloso que las palabras pueden ser.
Al acercarnos al Día de Acción de Gracias, estoy agradecida con Dios. Estoy agradecida de vivir en un país donde la libertad académica es valorada y atesorada; estoy agradecida por trabajar en una universidad que me permite expresar el poder de las palabras; estoy agradecida de estar en una etapa de mi vida que me permite transmitir habilidades comunicativas que pacíficamente promueven el Reino de Dios. Estoy agradecida por mis estudiantes: “Siempre doy gracias a Dios por ustedes, pues él, en Cristo Jesús, les ha dado su gracia.  Unidos a Cristo ustedes se han llenado de toda riqueza, tanto en palabra como en conocimiento” (1 Corintios 1: 4-5 [NVI]).
Mi papá compró el diccionario que usaba para hacer sus crucigramas en una venta de garaje, y lo usó tanto que con el paso del tiempo el lomo se rompió y mi padre lo reparó con cinta adhesiva gris, (hace algunos años le compré uno nuevo); sin embargo, ese diccionario roto fue el motivo de muchas conversaciones, nos hizo reír y nos ayudó con tareas. Nunca olvidaré ese diccionario, ya que fue el comienzo de una preciosa relación con las palabras.

Sophia Botello Picture

Sophia Botello es Instructora de Inglés y Directora del Centro de Redacción de la Universidad Bautista de las Américas en San Antonio, Texas.
Esta traducción es posible gracias al Departamento de Lenguas Modernas de la Universidad Bautista de las Américas.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s