Evaluating Sources

By Teresa Martinez

La versión en español está disponible al final de este documento.

The other day I read a USA Today article that said that by 2030 librarianship as a profession would cease to exist.[i] The article implied that the pursuit of a degree in librarianship was useless. In 2006, I was told in library school that since the invention of the printing press naysayers declared the demise of librarianship. It was said everyone would have their own books and “librarians” would no longer be needed to store and archive knowledge. Technology and technological advances often cause people to fear job loss. Computers and Google have not displaced librarians. In fact, the abundance of information has created additional jobs for librarians. However, the USA Today article is the first time I have seen the proclamation stated so definitively in a widely distributed source (over 5 million daily readers).[ii]
Today, individuals and groups regularly dole out information for us to swiftly gulp down on the run without regard to its reliability, authority or authenticity. Like accepting suspiciously sweet acidic medicine from my mom when I was sick, I look to news agencies to provide quality information to help me navigate the world and the changing environments. USA Today is well-regarded as an authoritative source so it concerned me that many of the readers might believe the article without reflection, discussion or investigation. So how can we tell what is “good” information?
I decided to track the source of the article and use the investigation to help others trek the changing information landscape which they encounter every moment of each day on the web, their phones, or other media sources. I discovered the primary source for the article was Real Match, a company whose sole purpose is to match people in the job market with employees seeking organizations. In this case, USA Today is one of their partners and may have purchased information from them because they appear to have the pulse of the employment market. Still, I needed more insight to determine the quality. Here are two of the basic questions I ask myself whenever I encounter an information source to evaluate the worthiness of material whether in print, electronic, or any other form:
  1. Who is the specified authority (author, sponsor or editor of the work)? What kind of credentials (academic or practical training) does the person responsible for the information have on the topic? For example, the USA Today article was provided by a job search company who did not have a clear understanding about libraries or librarianship as noted in this statement in the body of the article, “as books fall out of favor, libraries are not as popular as they once were.” Books are “not out of favor;” they are being produced in a different format and libraries are thriving. One has simply to go to the local public library or academic library and see many people utilizing the many types of collections or electronic resources provided. People who value libraries know that libraries are not simple storehouses for books and librarians are not there to file and safeguard the books. Librarians are curators of information in all forms and they help people engage the resources meaningfully usually at little to no cost. Librarians generate information about information, and that is how they contribute to a growing body of knowledge. 
  1. What is the purpose in producing the product (writing, webpage, etc.)? Some reasons people produce information are noble and some are not. For example, it is not uncommon to find misinformation, disinformation or propaganda regularly online, in speeches or in print. Therefore, groups like FactCheck.org and Snopes.com exist to check our honesty meter. There was a time when one could believe something if it was seen with “my own eyes.” Now with photo and video manipulation software one cannot even trust what one sees. Everything must be examined critically and thoroughly which is contra-intuitive in a fast-paced society.[iii] Librarians often fill the gap by evaluating material and teaching others to do likewise. Librarians are responsive to changing information environments for the common good not for profit or gain.
Furthermore, I ask myself, how do people know the difference between the news on TMZ, the Wall Street Journal, or the New York Times? Do they recognize the bias each publisher has or does it even matter? Then I ask what procedures are in place to verify the information they provide? There was a time when every news story was validated by three (hopefully reliable) sources. Today, many news agencies establish relationships with outside entities and pay them for information. To add to the complication, online content gets promoted through search engine optimization activities which help the paying customer get their pages placed at the top of the result list. The information consumer is often unaware of this activity and believes that if a result is at the top it must be the best quality.
So, contrary to popular belief, librarianship is not dead. On the contrary, librarianship is needed more than ever. As the U.S. population changes, librarians from a variety of cultural and socio-economic groups need to organize information in meaningful ways as they engage in the discovery and selection process. Keeping information free or as inexpensive as possible no matter the delivery system is a priority for librarians. Librarians evolve because information and library user needs change. Whether we are selecting; organizing or providing print or electronic resources; or even providing cake pans to check out in communities who cannot afford them; librarians have a unique, though often unrecognized and necessary role in a free society.

TMartinez picture

Teresa Martinez serves as the Director of the Learning Resources Center and Chair of the Associate of Arts in Cross-cultural Studies at Baptist University of the Américas.   

[i] https://www.usatoday.com/story/money/careers/2017/10/13/8-jobs-that-wont-exist-in-2030/104219994/

[ii] https://service.usatoday.com/faq/utfaq.jsp

[iii] https://www.ifla.org/publications/node/11174?gclid=CjwKCAjwssvPBRBBEiwASFoVd0etOuudMpT0qvDi5CR-C0jIgYZXiBSUG_lB_-C8DrAFSUoUQnIbOxoCE44QAvD_BwE

La versión en español está disponible aquí.

Evaluando fuentes de información

Por Teresa Martinez

Traducido por Nora O. Lozano

El otro día leí un artículo de USA Today que decía que para el 2030 la bibliotecología como profesión dejaría de existir [i]. El artículo implicaba que la búsqueda de un título universitario en bibliotecología no tendría sentido, debido a su inutilidad. En el 2006, me dijeron en la escuela de bibliotecología que desde la invención de la imprenta, sus oponentes han declarado el desplome de la bibliotecología. Se decía que toda la gente tendrían sus propios libros y que ” bibliotecarios/as” no serían necesarios para almacenar y archivar conocimiento. La tecnología y los avances tecnológicos a menudo hacen que las personas teman perder sus empleos. Las computadoras y Google no han desplazado a los bibliotecarios/as. De hecho, la abundancia de información ha creado puestos de trabajo adicionales para quienes sirven en bibliotecas. Sin embargo, el artículo de USA Today representa la primera vez que veo esta declaración de una manera tan contundente, en una fuente ampliamente distribuida (más de 5 millones de lectores/as diarios) [ii].
En la actualidad, personas y grupos regularmente distribuyen información para que la consumamos rápidamente sin importar su confiabilidad, autoridad o autenticidad. Como si estuviera aceptando con sospecha la medicina agridulce que mi mamá me daba cuando estaba enferma, recurro a las agencias de noticias para que me provean información de calidad que me  ayude a navegar el mundo y los entornos cambiantes. USA Today es considerado como una fuente de información con autoridad, por lo tanto me preocupé que muchos lectores/as pudieran creerle a este artículo, sin previa reflexión, discusión o investigación. Entonces, ¿cómo podemos decir cuál es una información “buena”? 
Decidí rastrear el origen del artículo y utilizar la investigación para ayudar a otras personas a transitar el panorama cambiante de información que encuentran a cada momento de cada día en la web, sus teléfonos u otros medios de información. Descubrí que la fuente principal del artículo es Real Match, una compañía cuyo único propósito es enlazar a personas buscando trabajo con organizaciones que tienen puestos disponibles. En este caso, USA Today es uno de sus socios, y es probable que hayan adquirido esta información porque al parecer Real Match tiene el conocimiento de las pautas del mercado laboral. Aún así, necesitaba más información para determinar la calidad. Aquí están dos preguntas básicas que me hago cada vez que me encuentro con una fuente de información y quiero evaluar la validez del material, ya sea impreso, electrónico o en cualquier otro formato: 
1. ¿Quién es la autoridad especifica (autoría, patrocinio, edición del trabajo)? ¿Qué tipo de credenciales en el tema (capacitación académica o práctica) tiene la persona responsable de la información? Por ejemplo, el artículo de USA Today fue provisto por una empresa de búsqueda de empleo que no tiene un entendimiento claro de las bibliotecas ni de la bibliotecología, como se demuestra con esta declaración en el cuerpo del artículo: “a medida que los libros caen en la preferencia de la gente, las bibliotecas ya no son tan populares como lo fueron alguna vez”.  Los libros “no están fuera de la preferencia de la gente”,  simplemente se están produciendo en un formato diferente, y las bibliotecas siguen prosperando. Una persona simplemente tiene que ir a la biblioteca pública local o a la biblioteca académica y ver a las muchas personas que están utilizando los diferentes tipos de colecciones o recursos electrónicos que se proveen. La gente que valoran las bibliotecas sabe que éstas no son simples depósitos de libros y que las personas que son bibliotecarias no están allí para archivar y proteger los libros. Trabajan en conservar la información en todas sus formas y ayudan a las personas a utilizar los recursos de una manera que es significativa, y generalmente a bajo costo. Los bibliotecarios/as generan información sobre la información, y es así como contribuyen a un creciente cuerpo de conocimiento.
2. ¿Cuál es el propósito al producir el producto (escritura, página web, etc.)? Algunas razones por las cuales las personas producen información son nobles y otras no. Por ejemplo, no es raro encontrar regularmente mala información, desinformación o propaganda en línea, discursos o medios impresos. Por lo tanto, grupos como FactCheck.org y Snopes.com existen para verificar nuestro medidor de honestidad. Había tiempos en los cuales podíamos creer algo si era visto con “mis propios ojos”. Ahora, con programas computacionales que permiten la manipulación de fotos y videos, una persona ni siquiera puede confiar en lo que ve. Todo debe ser examinado de manera crítica y exhaustiva, lo cual es contrario a los estándares comunes en una sociedad acelerada [iii]. Los bibliotecarios/as a menudo llenan este vacío al evaluar material y enseñar a otra gente a hacer lo mismo. Responden a entornos de información cambiantes para promover el bienestar común, y sin fines de lucro o ganancia.
Además me pregunto, ¿cómo sabe la gente la diferencia entre las noticias en TMZ (portal de información sobre celebridades y entretenimiento), el Wall Street Journal o el New York Times? ¿Reconocen las tendencias que tiene cada casa publicadora, o ni siquiera le dan importancia a esto? En seguida me pregunto: ¿qué procedimientos existen para verificar la información que brindan? Había un tiempo en el cual cada historia noticiosa era validada por tres fuentes (con suerte confiables). Hoy en día, muchas agencias de noticias establecen relaciones con entidades externas y les pagan por la información. Para sumarle a lo complicado del asunto, el contenido en línea se promueve a través de actividades de motores de búsqueda que ayudan al cliente que paga, a colocar sus páginas en la parte superior de la lista de resultados. La persona que consume la información a menudo desconoce esta actividad, y cree que si un resultado está en la parte superior es porque debe ser el de mejor calidad. 
Entonces, opuesto a la creencia popular, la bibliotecología no está muerta. Por el contrario, es más necesaria que nunca. A medida que la población de los Estados Unidos cambia, los bibliotecarios/as pertenecientes a diversos grupos culturales y socioeconómicos, necesitan organizar la información en una forma que sea significativa, involucrándose en el proceso de descubrimiento y selección. Mantener la información gratuita o tan económica como sea posible sin importar el sistema de entrega, es una prioridad para quienes sirven en las bibliotecas. Evolucionan porque la información y las necesidades de quienes usan la biblioteca requieren cambios. Ya sea que estamos seleccionando, organizando o proporcionando recursos impresos o electrónicos, o incluso proveyendo utensilios para hacer pasteles en las comunidades que no pueden pagarlos, los bibliotecarios/as tienen un papel único, a menudo no reconocido, pero muy necesario en una sociedad libre.

 TMartinez picture

Teresa Martínez es directora del Centro de Recursos de Aprendizaje así como del Grado Asociado en Estudios Multiculturales en la Universidad Bautista de las Américas.

[i] https://www.usatoday.com/story/money/careers/2017/10/13/8-jobs-that-wont-exist-in-2030/104219994/

[ii] https://service.usatoday.com/faq/utfaq.jsp

[iii] https://www.ifla.org/publications/node/11174?gclid=CjwKCAjwssvPBRBBEiwASFoVd0etOuudMpT0qvDi5CR-C0jIgYZXiBSUG_lB_-C8DrAFSUoUQnIbOxoCE44QAvD_BwE

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s