Commencement is not just a beginning —it’s a continuation

By Craig Bird

La versión en español está disponible al final de este documento.

I had a welcome and surprising mental visitor during graduation this year. And another reminder to thank God daily for letting me teach at Baptist University of the Américas.
My favorite seminary professor popped up when commencement speaker Dr. Delvin Atchison nailed down his reminder that every graduate almost surely has some tough times in front of them by advising, “When the call of God seemingly obliterates the promises of God—there dwells the dark night of the soul.”
That insight, he noted, is from the heart and mind of Dr. J. W. MacGorman. And though it’s been more than 30 years since I inhaled his every word during my seminary studies, his name summoned scores of vivid and powerful memories of a brilliant mind in service to a Jesus he adored.
I regularly share with my classes some lessons Dr. MacGorman gifted me from his own dark and terrible times of heartbreak and testing and, eventually peace. Lessons that have ministered to me when I begged, “Lord, I believe, help thou my unbelief.”
I also begin each semester reminding my classes and myself, that I might face a more challenging heavenly reckoning that most because those who teach “will be judged with greater strictness” (James 3:1).
A life in academia was nowhere on my radar for my first 55 years. I attended seminary (and took every MacGorman class I could) in pursuit of a career and calling to be a missionary photo-journalist, a path that culminated with 10 years living in Africa and covering stories of God and God’s people in 26 countries.
I had no doubt I was doing what I was created to do and that nothing would ever let me feel God’s pleasure more than telling those stories.
But dark and troubled times came to me too. God’s calling on my life had taken me places where I was emotionally and spiritually battered. It was the darkest of nights in my soul.
But as Dr. MacGorman taught and as Dr. Atchison reminded—the call is primary, and faith let’s cling to the day the promises will come true.
And in 2003, I “happened” to meet a BUA professor who assured me I was just what the university needed because I had a master’s in English. 
God, with no advance notice, had given me a second “best career ever.” The best of many good parts of teaching at BUA is our small size gives me the opportunity to engage all of our BA students since I teach so many required classes.
So, each year new men and women—many the first in their family to attend college—greeted me at the beginning of the semester, any those from earlier classes showed up to continue the journey. I get to teach some amazing courses that include enriching your spiritual life, mastering a fear of public speaking, encountering other religious word views, considering how Christians should respond to racism and learning to forgive yourself and others so you can be the person God created you to be… When you gaze into the soul and mind of such students they become part of you.
My first three graduations were pure celebration. I didn’t remember then that goodbye always follows hello—and in college that happens every four years.
In 2007 I experienced my first sad-laced graduation. That was the Spring students I had known for four years and who had taught me more that I taught them, walked across the stage and out of my everyday life. I shared their joy and enjoyed their hugs—but I knew parts of my heart were leaving with them.
This year was my 15th BUA commencement. And more pieces of my heart headed for churches where they will be leaders, for businesses where they will be witnesses, and for graduate studies where they will uphold BUA’s sterling reputation.
One graduate overcame a childhood of abuse and rejection to claim a place as a child of God, confident of God’s approval—and a double graduate of BUA.
Another found direction when an inspiring professor (not me!) opened the way for God to whisper, “I want you to be a professor.”
A third had acquired the knowledge to discuss faith with his atheist father—and the grace to forgive him for abandoning the family.
A fourth shared at the graduate dinner how God used the familia of BUA to heal her heart and mind—she earned two bachelor’s degrees too.
Halleluiah what a Savior that blessed me to sit among a faculty I admire and strive to emulate as we applauded “our” students’ successes.
What a God that granted me an amazing career as a journalist—and gave my family an incredible decade in Kenya and now has given me 15 years in the college classroom.
What a Holy Spirit that directed me on a path I didn’t even know was there to a place that lets me use my gifts and ministers to my weaknesses.
Now BUA commencement, personally, is a sadness-spiked joy as I celebrate and say goodbye to every student brandishing his or her just-acquired diploma. Each one took at least one class with me and most endured me three or four times. That means they learned, second hand, from Dr. MacGorman.
The great news is that they all will live in my heart—next door to Dr. MacGorman—as I soak up unmerited blessings by being part of a chain of knowledge and inspiration that continues in unexpected and miraculous ways.
Freely I have received so freely I can give (with apologies to Matthew 10:8)

wilderness point mug

Craig Bird is Assistant Professor of Missions and Cross Cultural Communications

La versión en español está disponible aquí.

Una graduación no es sólo un comienzo… es una continuación

Por Craig Bird

Traducido por Nora O. Lozano

Durante la graduación de este año, sorpresivamente recibí a un visitante en mi mente, el cual siempre es bienvenido. Y otro recordatorio para agradecer a Dios diariamente por permitirme enseñar en la Universidad Bautista de las Américas. Mi profesor de seminario favorito apareció cuando el orador de la graduación, el Dr. Delvin Atchison, al dar un consejo a quienes se graduaban, les recordó que seguramente tendrán momentos difíciles por delante: “Cuando el llamado de Dios aparentemente borra las promesas de Dios, allí habita la noche obscura del alma”.
Esa idea, señaló, es del corazón y la mente del Dr. J. W. MacGorman. Y a pesar de que han pasado más de 30 años desde que absorbí cada una de sus palabras durante mis estudios en el seminario, su nombre evocó decenas de vívidos y poderosos recuerdos de una mente brillante al servicio del Jesús que él adoraba.
Regularmente comparto con mis estudiantes algunas lecciones que el Dr. MacGorman me regaló sobre sus tiempos oscuros y terribles de desamor y pruebas, y eventualmente, de paz. Lecciones que me han ministrado cuando rogué: “Señor, creo, ayuda a mi incredulidad”.
También comienzo cada semestre recordándoles a mis estudiantes y a mí mismo, que yo podría enfrentar un desafío celestial aún más grande que la mayoría de las personas, porque quienes enseñan “serán juzgados con más severidad” (Santiago 3:1).
Una vida en el mundo académico no estaba en mis planes durante mis primeros 55 años de vida. Asistí al seminario (y tomé todas las clases de MacGorman que pude) siguiendo un llamado, y forjando una carrera para ser un misionero fotógrafo-periodista. Esta trayectoria culminó con 10 años de vida en África donde cubrí historias de Dios y de su pueblo en 26 países.
No tenía duda de que estaba haciendo lo que debía hacer, y para lo cual fui creado, y que nada me haría sentir más el placer de Dios que el contar esas historias.
Pero tiempos oscuros y problemáticos me llegaron a mí también. El llamado de Dios a mi vida me había llevado a lugares donde era golpeado emocional y espiritualmente. Ésta fue la más oscura de las noches en mi alma
Pero tal y como enseñó el Dr. MacGorman, y como nos recordó el Dr. Atchison: el llamado es primario, y nos aferramos en fe al día en que las promesas se harán realidad.
Y en el 2003, “sucedió” que conocí a un profesor de BUA que me aseguró que yo era justo lo que la universidad necesitaba, porque yo tenía una maestría en inglés.
Dios, sin previo aviso, me había dado una segunda “mejor carrera”. Una de las mejores partes, de las muchas que hay al enseñar en BUA, es que nuestro volumen pequeño me da la oportunidad de involucrarme con todo el cuerpo estudiantil a nivel licenciatura, ya que enseño un buen número de clases obligatorias.
Así que, cada año nuevos hombres y mujeres, quienes muchas veces son las primeras personas de su familia en asistir a la universidad, me saludan al comienzo del semestre, y estudiantes de clases anteriores se presentan para continuar su carrera universitaria. Enseño algunos cursos increíbles que incluyen enriquecer la vida espiritual, dominar el miedo a hablar en público, conocer otros puntos de vista religiosos, considerar cómo la gente cristiana debe responder al racismo, y el aprender a auto perdonarte y también a las demás gentes para así poder llegar a ser quien Dios te creo para que seas… Cuando observas el alma y la mente de tales estudiantes, se vuelven parte de ti.
Mis primeras tres graduaciones fueron pura celebración. No recordaba entonces que el adiós siempre sigue de un hola, y en la universidad eso sucede cada cuatro años.
En el 2007, experimenté mi primera graduación triste. Ésa fue la primavera que estudiantes que había conocido por cuatro años y que me habían enseñado más de lo que yo les había enseñado, caminaron por el estrado y salieron de mi vida diaria. Compartí su alegría y disfruté de sus abrazos, pero sabía que partes de mi corazón se iban con ellos/as.
Este año fue mi decimoquinta graduación de BUA. Y más partes de mi corazón se fueron a las iglesias donde serán líderes, a empresas donde darán testimonio de Dios, y a escuelas de postgrado donde realzarán la excelente reputación de BUA.
Uno de los graduandos superó una infancia de abuso y rechazo para reclamar un lugar como hijo de Dios, seguro de la aprobación de Dios, y dos títulos de licenciatura de BUA.
Otro graduando encontró un sentido de dirección cuando un profesor inspirador (¡no yo!) abrió el camino para que Dios susurrara: “Quiero que seas profesor”.
Un tercero adquirió el conocimiento para conversar sobre la fe con su padre ateo y la gracia de perdonarlo por haber abandonado a la familia.
Una cuarta persona compartió en la cena de graduación cómo Dios usó a la familia de BUA para sanar su corazón y su mente; ella también obtuvo dos títulos de licenciatura.
Aleluya, qué Salvador que me bendijo con un lugar dentro de una facultad que admiro y trato de emular al aplaudir los éxitos de “nuestro” alumnado. Qué Dios que me otorgó una carrera maravillosa como periodista, y le dio a mi familia una década increíble en Kenia, y ahora me ha dado 15 años en el aula de la universidad.
Qué Espíritu Santo que me dirigió por un camino que yo ni siquiera sabía que estaba allí, hacia un lugar que me permite usar mis dones y donde me ministra en mis debilidades.
Ahora la graduación de BUA, personalmente, es una alegría llena de tristeza cuando celebro y digo adiós a estudiantes que muestran su diploma recién adquirido. Tomaron al menos una clase conmigo y la mayoría me soportó tres o cuatro veces. Eso significa que aprendieron, de segunda mano, del Dr. MacGorman.
La gran noticia es que vivirán en mi corazón, al lado del Dr. MacGorman, a medida que absorbo bendiciones inmerecidas al formar parte de una cadena de conocimiento e inspiración que continúa de maneras inesperadas y milagrosas.
De gracia he recibido, así que de gracia puedo dar (con mis disculpas a Mateo 10:8).

wilderness point mug

Craig Bird es Profesor Asistente de Comunicaciones Interculturales y Misiones
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s